sábado, 15 de noviembre de 2008

Contra viento y marea




Mientras los demás se resguardan de los vientos yo busco la brisa que infle mi vela.
Habrá quien, desde su orilla, mire mi balsa y me imagine buscando ser parte de sus conversaciones. No me importa, veo a través de ellos, no los veo.
Por mucho que piensen ni siquiera saben quien soy.
Yo, transparente y solo también, miro al cielo, oteo, venteo.
El rumor de las olas se repite incesantemente en mi cabeza, y despierta las ganas de navegar hasta lugares solitarios, donde la soledad es menos.

7 comentarios:

R. A. Riveiro dijo...

Contradictorios tus pensamientos, pero lo mejor es que seas firme a tus ideas y actos sin vergüenza ni temor a los que miran. Una buena imagen.

Haideé Iglesias dijo...

¿Te duele el mundo hombre invisible? o ¿es el mundo al que le duele que no nos hables?
Si, en ocasiones la soledad es menos, pero es en cualquier lugar que se puede encontrar, y el más importante, nuestro interior...
No hay carcel igual a la de la mente...
Un cariñoso abrazo :)

Haideé Iglesias dijo...

Gracias :)
Un abrazo del alma :)

XuanRata dijo...

Esa vela entre los acantilados de cemento que vislumbramos desde el fondo de asfalto del océano, esa vela tensa por el soplo de de nuestros pobres sueños. Geometría transparente entre los opacos prismas de lo cotidiano, ventana a la imaginación que siempre está a punto de soltar amarras.

Tremenda foto y además hermosa.

Jan Puerta dijo...

Nos dejamos influir por el aire que suavemente mece nuestros sentidos más verticales. La vida encuadrada entre cuatro paredes sin fin.
Un abrazo

Dan dijo...

No creo ke el destino estuviera de parte del "ladrón"..¿Qué gano él, un teléfono movíl? Estoy seguro de que el dinero que pueda haber sacado de ese movil no lo aplicará para algo constructivo....y aunque lo utilizara para comida, lo hizo con actos deshonestos,y eso empaña e alma, pero era/es su camino, y cada uno debe caminarlo como decida. Sin emabargo para mi destino fue un medio, un medio que me ayudó a liberarme no de movil, porque ya tengo otro, pero si de todos los contactos que tenia, la mayoria sobrantes.. deshacerme de una vida que ya no comparto, para quitarle peso a mi mente, para darle más libertad.

Y sí, todos somos creadores y observadores (que dan fe de lo que los demás crean), todos somos dios, y todos somos uno.

La soledad no se busca, ya se tiene. Ni si quiera la compañía se puede buscar, porque también se tiene. La cuestión es, hacia donde se quiere navegar...? La cuestión es...¿Que deseo?

haideé dijo...

Suerte, suerte, suerte… mucha suerte con las uvas que encontré esta tarde en la playa, si, sincronicidad… :))